El sector agroalimentario español cuenta con el apoyo de la Administración ante cualquier desenlace del Brexit

Rouselis Montilla.

¿El Brexit en el punto de partida? Terminamos el año 2018 en suspense tras el inesperado aplazamiento de la fecha inicialmente prevista, del pasado 11 de diciembre, para la ratificación en el Parlamento Británico del acuerdo de salida alcanzado por la Unión Europea y el gobierno del Reino Unido.

 

Pese a los deseos renovados del estrenado 2019 todo presagiaba el rechazo del acuerdo por el Parlamento tal como ha ocurrido, manifiestamente, el pasado miércoles por lo que la incertidumbre se ha hecho crónica y el escenario de un ‘no-deal‘ ya no parece tan incierto. Un Brexit sin acuerdo está sobre la mesa.

 

El Gobierno Británico, no obstante, persevera en la negociación sobre el acuerdo rechazado en la presentación de un Plan B en tanto que la Unión Europea ha manifestado su disponibilidad para encontrar nuevas fórmulas que, respetando el acuerdo alcanzado, permitan finalmente su aprobación.

 

Por su parte, las organizaciones agrarias y alimentaría británicas alertan sobre la caótica situación de desaprovisionamiento que provocaría una abrupta salida de la Unión Europea dada su dependencia del mercado único considerando que, el 60% de sus exportaciones se comercializan en la UE y que más del 90% de sus importaciones proceden de los países miembros.

 

El sector agroalimentario español consolida su relación comercial con Reino Unido

Al margen de la negociación, el sector agroalimentario español continua manteniendo su creciente presencia en Reino Unido. Las cifras de las exportaciones arrojan unos resultados optimistas sobre la evolución de nuestra consolidada relación comercial.

 

No obstante, la existencia de un acuerdo de salida y de un periodo transitorio es especialmente importante. Primero, por la perecidad de sus productos. El sector agrario se beneficiaría de tal periodo en varias formas. La primera: al posibilitar la adaptación ordenada de la actividad de las industrias. La segunda, al garantizar su continuidad en el mercado británico.

 

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación español, tal como ha manifestado el Ministro Luis Planas, está preparado para minimizar el impacto del Brexit, sea cual fuere su salida, preservar los intereses nacionales y proteger los ingresos de los agricultores, ganaderos y del sector de la pesca.

 

Contempla, igualmente la Administración española varios escenarios. El primero es el apoyo a los sectores exportadores. Seguido del refuerzo de la promoción de nuestros productos. Todo ello ante las posibles distorsiones en los intercambios comerciales en la relación futura. Y, por último, los efectos de la volatilidad de la libra.

 

Medidas, todas ellas, dirigidas a mantener y potenciar la relación comercial entre España y Reino Unido. Las Islas Británicas son uno de los principales destinatarios de nuestra producción agroalimentaria.

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram